Esta noche.

Te quiero incluso cuando la posibilidad de una vida separados acecha mirando por la ventana. Te quiero m谩s, si cabe, cuando recuerdo tu libertad de irte cuando quieras sin dar explicaciones ni miradas. Te quiero cuando extiendes las alas dispuesto a alzar el vuelo sin saber si vas a volver a casa esta noche.
Te quiero.
Y te quiero sin condiciones, sin posesiones y sin juicios. Te quiero sin contratos, ni estigmas, ni tradiciones. Es algo simple, y a la vez, incomprensible. Es y no podr铆a no ser. Inevitable, determinante.
A decir verdad, no sabr铆a explicarte. Lo que veo en tu mirada tiene m谩s que ver con flotar que con salir corriendo. No se trata de no tener a donde ir, se trata de no querer ir, si ir, es sin ti.
Y te quiero, sobre todo, al final del d铆a. El momento que decides quedarte un d铆a m谩s a pesar de poder escoger cualquier opci贸n igual de buena, pero que claro, y eso si, que no te quiere tanto.

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *