Berlín.

Press play.

Me fui sin decirte adiós y ahora tu recuerdo tira de mí para que vuelva como la arena tira del mar y como la tierra tira de nosotros para mantenernos con los pies en el suelo.

No ha pasado ni un solo día sin que me acuerde de la sensación en mi espalda cuando me rozabas sin querer queriendo, y me mirabas la nuca a escondidas del mundo porque alguien dijo alguna vez que algunos sentimientos en algunas situaciones no son correctos. Pero cómo podía no ser correcto si te sentía en el torrente de mis venas y eras un pellizco atravesado en las entrañas.

Sigue leyendo Berlín.

Tres veces no.

Aunque parezca el título de una película mala tú y yo nos hemos negado tres veces como el que niega que miente en la escena del crimen.  Nunca debimos ser. Pero fuimos y estuvimos en una galaxia que ahora nos queda a años luz y nos convierte en absolutos desconocidos.

Fue un error.

La piedra en el camino.

Sigue leyendo Tres veces no.

La posibilidad perdida.

Perdona por tardar en volver pero he estado mirando las nubes como si no pasara nada. ¿Te acuerdas de las promesas? Las hemos roto todas.

La que no fue, la que se fue. Todos tus discursos íntegros de pacifismo y respeto se vieron salpicados por el negro que escupió tu alma el día que decidiste juzgarme una y otra vez por no estar de acuerdo conmigo. Deja que te diga una cosa, no tienes ni idea de amistad.

Sigue leyendo La posibilidad perdida.

Vuelta al Big Bang.

Hoy he vuelto a pasar por dónde empezó todo.

He pasado por donde te miré por primera vez como te miro ahora y las puertas del parque estaban abiertas de par en par, exactamente igual que la primera madrugada que me acompañabas a casa caminando despacio para no llegar nunca.

He pasado y el tiempo también.

Sigue leyendo Vuelta al Big Bang.

Fuera de peligro.

Al borde del precipicio las vistas son más bonitas pero el vértigo no te deja respirar. Todo lo que un día aborreciste te parece más esencial que los primeros rayos de primavera. Será que somos todos muy valientes hasta que el lobo nos arranca las orejas.

El momento en el que crees tenerlo todo bajo control bajas la guardia y acabas con un pie en el vacío intentando hacer equilibrios imposibles  Sigue leyendo Fuera de peligro.